coaching deportivo - iniciación

Coaching deportivo: Iniciarse en el mundo del deporte

Puede parecer que lo de recurrir al coaching deportivo es algo propio de deportistas de élite, pero lo cierto es que esta disciplina está pensada para ayudar tanto a aquellos que viven del deporte como a aquellas personas que practican deporte por gusto y para mantenerse sanos.

Para empezar a hacer deporte lo primero que debemos tener es motivación. Si estamos plenamente concienciados de la necesidad de hacer ejercicio todo será más fácil y llevadero.

Al principio no conviene sobrecargar ni el cuerpo ni la mente y lo ideal es plantearse hacer ejercicio unas tres veces por semana. Se puede empezar realizando sesiones cortas de ejercicio de 20 a 30 minutos para ir aumentando el tiempo paulatinamente. Lo recomendable para alguien que se inicia en la práctica deportiva y quiere mantener una rutina de ejercicios es acabar dedicando una media de 150 minutos a la semana al deporte.

Si hace mucho que no hacemos deporte antes de empezar puede ser recomendable pasar por el médico para que detecte posibles anomalías y nos recomiende que deporte podemos practicar según nuestro estado físico.

Para ayudar a quemar grasas podemos optar por los ejercicios aeróbicos como la bicicleta, correr o la elíptica. Si no podemos realizar estos ejercicios, lo más recomendable es caminar a buen ritmo, nuestro corazón nos lo agradecerá.

Si además de perder peso y mejorar el sistema cardiorrespiratorio queremos mejorar el estado de huesos y articulaciones, podemos combinar los ejercicios aeróbicos con otros ejercicios como las abdominales, las sentadillas o los ejercicios con mancuernas.

A la hora de hacer ejercicio procura no ir nunca en ayunas. Entre una hora y media hora antes de empezar a hacer ejercicio come algo ligero, que te aporte energía pero no te produzca problemas estomacales ni sensación de pesadez. Por último no olvides hidratarte antes y después de realizar ejercicio y, si es necesario, también durante la realización de la práctica deportiva.

Establece tu propio ritmo sin exigirte demasiado al principio y verás como poco a poco tu forma física mejora.